Tecnología

Prepárense para la agricultura del futuro

minutos tiempo de lectura
Tags: CeroEmisiones, Conectividad, Movilidadeléctrica, Eficiencia
Una población mundial en crecimiento necesita una agricultura más productiva y sustentable. La agricultura inteligente es la clave de los retos a los que se enfrenta la industria agrícola.
Kathrin Wildemann, noviembre 14, 2019
author_image
Kathrin Wildemann ha formado parte del Copy Team de ZF de forma permanente desde 2016. En sus artículos en línea e impresos, le gusta cubrir temas relacionados con la movilidad eléctrica y otros que también implican sostenibilidad.
La población mundial crece a razón de dos personas por segundo. Alrededor de 9600 millones de personas vivirán en nuestro planeta en 2050, casi el doble que en 1987. La producción agrícola debe aumentar casi un 50 por ciento en comparación con 2013 para satisfacer su demanda de alimentos, biocombustibles y otros productos agrícolas. Estas son las cifras proporcionadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Sin embargo, hay un factor importante que no está creciendo a la par de la población mundial: desde hace varios años, las tierras agrícolas disponibles se han mantenido constantes en alrededor del 37 por ciento de la superficie terrestre mundial. De hecho, este porcentaje ha disminuido un poco desde finales de la década de 1990.

Sequía, calor, clima extremo: ¿cómo afecta el cambio climático a la agricultura?

Sequía, calor, clima extremo: ¿cómo afecta el cambio climático a la agricultura?
Una nueva tendencia mundial está obstaculizando el enorme trabajo a que se enfrenta el sector agrícola. En efecto, la agricultura es el sector económico que sufre con especial dureza las consecuencias del cambio climático. Aunque las temperaturas más altas y las mayores precipitaciones en los climas más templados pueden tener un efecto positivo por el momento, el calor, la sequía y las inundaciones llevarán en última instancia a una disminución de las cosechas en todo el mundo. Los países de bajos ingresos, en particular los de las regiones más cálidas, donde los agricultores a menudo no disponen de los recursos necesarios para adaptar sus operaciones a las nuevas condiciones, ya se ven gravemente afectados en la actualidad.
Es por ello que los agricultores necesitan métodos para aumentar masivamente su productividad a fin de poder alimentar a los 9600 millones de personas en 2050, y al mismo tiempo tienen que trabajar de manera sustentable y usando los recursos de manera eficiente. Las tendencias tecnológicas, que ya han cambiado radicalmente muchos otros ámbitos de nuestra vida cotidiana, son la clave para ello: la digitalización y conexión en red de diversos dispositivos, información y sistemas operativos independientes en la Internet de las cosas.
La producción agrícola debe aumentar casi el
50 por ciento
para 2050, a fin de seguir el ritmo de las necesidades de una población mundial en crecimiento.
Así es como eTRAC facilita el trabajo en laderas o suelos empapados. El empuje adicional de eTRAC también permite al agricultor jalar un remolque más pesado con un tractor motorizado menos potente.

La agricultura inteligente lleva la digitalización y la creación de redes a las granjas

La agricultura inteligente lleva la digitalización y la creación de redes a las granjas
En las futuras granjas, los sensores en las tierras de cultivo monitorearán la humedad y otras propiedades del suelo, mientras que los drones rastrearán el estado de las plantas desde el aire. Basándose en estos datos, se puede determinar con precisión la cantidad necesaria de riego, fertilizantes o pesticidas y aplicarlos de forma selectiva. La semilla se distribuye por medio de un tractor equipado con sistemas inteligentes de asistencia que, gracias a los mapas de alta resolución, hace un uso óptimo de la tierra cultivable disponible y sigue con precisión la ruta calculada. Mientras tanto, los agricultores pueden concentrarse en sus tareas reales y monitorear el proceso de siembra.
Con todo, este sistema en red no solo reduce los costos de materias primas costosas, sino que también preserva el medioambiente. El Instituto Estatal de Investigación Agrícola de Baviera estima que una granja digital consume un diez por ciento menos de herbicidas y un 20 por ciento menos de combustible.
El sistema de accionamiento eléctrico eTRAC: integrado en un arado, por ejemplo, proporciona un soporte de tracción puramente eléctrico.

ZF también persigue este enfoque de agricultura inteligente con su portafolio agrícola. "Eficiente, seguro y en red: esta es nuestra visión para la agricultura del futuro", afirma el Dr. Karl Grad, responsable de la línea de productos de Sistemas de Maquinaria Agrícola de ZF. "Con nuestros sistemas, queremos ayudar a los agricultores a equipar sus granjas para los retos del mañana". Con su solución de conectividad ZFlink, el Grupo permite monitorear en todo momento el estado de los equipos agrícolas mediante una aplicación o programar previamente el mantenimiento de los vehículos con base en los datos derivados de la unidad motriz. Esto reduce los tiempos de inactividad, los daños colaterales y los costos. Los sistemas de asistencia por radar para tractores que detectan a peatones y ciclistas garantizan una mayor seguridad en la explotación agrícola y en el trayecto hacia los campos.
La solución de conectividad ZFlink permite monitorear en todo momento el estado de los equipos agrícolas mediante una aplicación o el mantenimiento de los vehículos que se programan con antelación con base en los datos derivados de la unidad motriz.

Más eficiencia, menos emisiones

Más eficiencia, menos emisiones
La Visión Cero de ZF, cuyo objetivo es crear un mundo sin accidentes ni emisiones, también está abordando otro tema: la agricultura no solo se ve especialmente amenazada por el cambio climático, sino que también es una de las mayores fuentes de gases de efecto invernadero. Representa alrededor del 21 por ciento de las emisiones mundiales. Una gran parte de ello es el metano y los óxidos de nitrógeno de la ganadería. Pero los tubos de escape de los vehículos agrícolas también tienen un impacto. Los accionamientos eléctricos auxiliares para tractores, equipos o remolques ofrecen un considerable potencial de ahorro de combustible y dióxido de carbono. En sintonía con el lema "ZF lo electrifica todo", el Grupo ha desarrollado soluciones para una amplia variedad de aplicaciones.
En AgriApp de ZF toda la información está claramente preparada.

Un ejemplo de ello es el accionamiento eléctrico eTRAC, que se encuentra cerca de las ruedas: integrado en un arado, por ejemplo, proporciona un soporte de tracción puramente eléctrico y, por lo tanto, facilita el trabajo en pendientes o terrenos empapados. El empuje adicional de eTRAC también permite al agricultor jalar un remolque más pesado con un tractor motorizado menos potente. Esto no solo es bueno para el clima, sino también para el subsuelo. Después de todo, la compactación de la tierra cultivable es uno de los problemas más comunes en la agricultura.